Archivo de la etiqueta: Gerardo Hernández Pérez

Molinos de viento | José Antonio Sánchez

Un gran alboroto se vive en este momento, en la mayor parte de municipios; de todas las entidades federativas. Unos ofrecen soluciones inimaginables otros ofrecen recursos económicos, apoyo al deporte, seguridad, madres solteras, a pequeños empresarios, agua potable, pavimentación, caminos cosecheros, universidades, mercados ya solo falta que ofrezcan marido o mujer a los solteros y los hijos de pilón.

Muchas y tantas promesas de campaña se escuchan desmedidamente fantasiosas y lo peor es que la mayor parte de la gente lo cree, otros (por falta de oportunidades) ven a los políticos como verdaderos santos y otros ven en ellos una mina de oro dónde escarbar y encontrar su bienestar por tres o seis años.

El candidato (sea cual sea su aspiración) busca pocisionarse y aún viendo que la lucha para alcanzar su meta es totalmente económica se avienta a alcanzar sus ideales ¿Pero el ciudadano que es lo que realmente espera de la administración? Digo esto porque muchos desde que ven acercarse al candidato ya están pensando en pedirle un apoyo económico u alguna otra necesidad personal que por ende es responsabilidad de uno mismo y no hay que descartar que si ya te están pagando en campaña; piensen ellos que ya no hay responsabilidad en las promesas, pero el pueblo sabio no lo olvida (más si es para un beneficio propio y no colectivo) y vuelven a exigir por todos los medios a qué el que fuera candidato cumpla y se vuelve el cuento de nunca acabar.

Creo y espero no estar mal al exponer mi pensamiento: El pueblo debe exigir en la administración, debe estar al lado de quién maneja los recursos, se debe manejar un grupo civil de transparencia ciudadana y llevar por buen rumbo la dirección del municipio, ciudad o Villa. Todos sabemos que el caballo engorda al ojo del amo, pero eso no es agradable para nadie ¿Quién en su sano juicio quiere estar cuidando los gastos de la administración? Nos gusta la bulla, la verbena, la algarabía y nos olvidamos de lo importante que es ocuparnos también por nuestro entorno y los reclamos lo dejamos para lo último, para cuando el administrador de la caja municipal ya se va o ya se fue y creamos una atmósfera de desengaño y frustración, adjudicando a quien se ovacionó en campaña; todos los vituperios que se nos ocurra, sin querer conocer o aceptar que parte del error es culpa nuestra ¿Quién contrata un empleado y le deja manejar el efectivo a su antojo? Si es usted empresario me dará la razón.

Es común escuchar a la gente de comunidad a los que se rigen por usos y constumbres señalar que «El pueblo manda y el gobierno obedece» pero si muchas veces, hasta ellos son utilizados por sus propios líderes para enfrentarse unos a otros, algunas otras veces para cometer atropellos y en masa delinquir y hacer su santa voluntad, sin ser verdaderos luchadores o entidades autónomas como se denominan y pasan a ser solo unos verdaderos rebeldes manipulados incluso (en ocaciones) por el mismo gobierno, que los usa de grupo de choque a cambio de plata y demás apoyos, frenando con esos actos el mismo Desarrollo. No digo que la palabra este mal, al contrario sería genial ver al gobierno trabajando como para lo que se le contrató, pero en estos tiempos no se requiere de lidercillos manipuladores a la orden del mismo gobierno, se requiere de unidad, colectividad de lucha y propósitos marcados al pie del contrato administrativo, para no salir después «Que a Chuchita la bolsearon».

Nos leemos pronto.