EN EL CHILATOLE DE HOY: Sobre el cierre de grupo ACIR en Coatzacoalcos  

David Fernández

Yo en Coatzacoalcos he vivido en tres ocasiones. De niño recuerdo a la gente mayor escuchando la radio… y siempre que hablo de radio me acuerdo de mi tío Abel Cobian, que en paz descanse. Él fue mi primer contacto con este maravilloso medio. No recuerdo mucho de eso, sólo que me parecía fascinante. 

Por esos años en los que estudiaba la primaria Grupo ACIR compró la estación XHNE-FM y nació “La Comadre” y aunque la escuchaba en los camiones no ubiqué a conciencia ni a “La Comadre” ni a “Amor” hasta la segunda vez que viví en este puerto. 

Durante ese tiempo conocí a Jorge Sarabia quien era locutor de esa casa radiofónica y a Vicky Azuara hija. Ellos son mi única conexión con Radio ACIR. En lo personal nunca me gustó su contenido y con tantos años fuera de este puerto tampoco fue algo importante en mi vida.  

No obstante, su partida no me deja indiferente.  

Desde el año 1900 hasta el año 2010 el puerto y ciudad de Coatzacoalcos registró un aumento sostenido de la población. Según el INEGI se acercó a los 236 mil habitantes. Lo cual solo pone en claro el crecimiento y la salud económica que se gozaba.  

En el 2006, Sarabia y yo estudiábamos juntos la universidad cuando Calderón inició la guerra contra el narcotráfico en Michoacán con el subsecuente efecto cucaracha que todos conocemos. Era gobernador Fidel Herrera Beltrán, quien vio útil asociarse con un grupo delictivo que llegaría a ser tan famoso que hasta en producciones de Hollywood ha aparecido: “Los Zetas”. 

Creo, por tener información de segunda mano, que el Tío Fide (que nos pagaba bien a los medios de comunicación) pensó que podía controlarlos a través de su secretario de gobierno Reynaldo Gaudencio Escobar Pérez, quien por cierto se convirtió en el procurador de Justicia del Estado con la firme convicción de “limpiar la casa por dentro y por fuera”. Sin embargo, durante el tiempo que viví en Xalapa, llegó hasta mis oídos el rumor de que Reynaldo sería el Zeta 1 y no Fidel como popularmente se piensa. 

Cualquiera que sea el nivel de control que Fidel tuviera sobre este grupo, Javier Duarte claramente no tuvo ninguno. Según el Inegi, desde la salida del tío Fide (2010) del poder al 2020, por primera vez en 100 años la población del puerto registró un descenso del 10 por ciento. De 236 mil se pasó a poco más de 212 mil habitantes. Huyeron los que pudieron. 

¿Qué tiene que ver esto con grupo ACIR? Quizás nada… a lo mejor los medios nos acostumbramos mucho a vivir de los gobiernos, aunque desde la llegada de Duarte muchos percibimos que las cosas ya nunca serían igual. Tal vez los medios que apoyaron a los candidatos de Morena esperando recibir convenios deberían haber puesto su esperanza en la iniciativa privada, pero ¿cuál…? 

A la entrada de los Zetas al estado y a particularmente a Coatza le han seguido tantos grupos que es difícil ya saber quiénes operan; y aunque Hugo Gutiérrez Maldonado diga que ya no hay grandes carteles en Veracruz las bombas molotov siguen tocando las puertas de los empresarios porteños. 

Ante la inseguridad dominante, la economía local se achica, el cierre de grupo ACIR no es más que un síntoma de muchos males que se conjugan: la violencia, la baja productividad, el encarecimiento de la energía, la inflación local y la importada… y los recortes presupuestales a medios por parte de los Ayuntamientos.  

Se perdieron plazas de trabajo y más van a perderse. Las cosas no pintan para mejorar. 

Salúdame en Facebook 

@Davidfdzbrindis

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s