En el Chilatole de Hoy: La crisis que nadie quiere ver

Algo a destiempo llega mi comentario sobre la reforma energética del presidente, y es que no termino de entenderla a profundidad. Sin embargo, mientras recababa y ordenaba información para un webinar que impartí para la Canaco de Coatzacoalcos (véanla en este link https://fb.watch/cwfFdr1xC1/) comprendí que el bien económico más valioso de nuestros tiempos es la energía.


Antes de entrar en materia y para responder a ese argumento de una vez: las energías renovables han resultado ineficientes para cubrir la demanda. Son tecnologías emergentes que aún no han alcanzado la capacidad necesaria para sustituir a los combustibles fósiles. Y estos se están acabando.

Calma, no hay razón para entrar en pánico todavía… todavía, no al menos has el año 2050. Sucede que el máximo tope de producción de combustibles fósiles se alcanzó en el 2018 a nivel mundial y en el 2014 a nivel Latinoamérica… en 1970 en Estados Unidos y por eso su necedad de controlar los recursos ajenos.

Y aunque se seguirá extrayendo petróleo hasta el año 2200, para el 2050 la caída en la extracción va a ser del 100% en comparación con la demanda. Lo cual por su puesto es catastrófico para el funcionamiento de la sociedad tal y como la conocemos. No va a haber energía para todos. Entonces, quien controle este recurso los próximos 100 años, controlara la economía y por ende el mundo.

¿Y quién tiene las reservas combinadas de combustibles fósiles mas grandes del del mundo? Pues Rusia.

¿Y que deberían hacer el resto de los países incluido el nuestro? Pues quitar de las manos de los comerciantes un recurso estratégico y esencial para la vida moderna como la energía. Esa es la importancia de la reforma de AMLO. Porque el mercado es apátrida y es leal solo al mejor postor.

Hoy la energía debe ser considerada tan vital como lo es el agua, porque sin ella miles morirán por falta de empleo y de productos básicos de consumo.
Quiero dejar muy clara esta idea: no hay manera no panorama económico por el cual los costos de energía bajen, sino todo lo contrario. Por otro lado, sobran razones políticas y de seguridad nacional, para que el Estado recupere su soberanía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s